Las ventajas de los disfraces para niños

En época de confinamiento son muchas las horas que pasamos con nuestros hijos encerrados en casa. Se nos acaban las ideas de actividades para hacer con ellos, pero debemos hacer uso de nuestra creatividad y pensar nuevas ideas para divertirse y hacer más ameno las horas.

¿Sabias que disfrazarse es bueno para los niños?

Disfrazarse es una de las actividades más divertidas para los niños, además de beneficiosas para su desarrollo. Es recomendado por psicólogos, pediatras y maestros, puesto que jugar a disfrazarse tiene grandes ventajas a nivel social y emocional

De superhéroe, dibujo animado, animal, princesa, los niños buscan disfrazarse de forma natural, ya que se sienten como otra persona y representan un papel poniendo en la piel de otros. Una actividad que todo niño debe experimentar, además de arrancarnos alguna que otra sonrisa.

Estimula su creatividad e imaginación

La imaginación de los niños es ilimitada y los disfraces infantiles son la clave del pensamiento creativo, ya que se les da rienda suelta a la fantasía e ingenio. Gracias a los disfraces los niños adoptan la identidad de quien quieran ser y dejan aflorar todo aquello que tienen en su interior, explorando sin limitaciones diferentes situaciones.

Desarrolla su empatía

Para que un niño se integre correctamente en la sociedad, la empatía es un factor muy necesario. Usar disfraces en sus horas de juego, le invita a ponerse en la piel de otros y entender las situaciones que viven de los demás, además de comprender sus sentimientos. Un cambio de perspectiva muy necesario para que entienda muchas situaciones.

Un ejemplo es, cuando un niño se disfraza de bombero, este se pone en su lugar y experimenta el ayudar a otras personas o la valentía

Agente socializador

Jugar con disfraces en grupo puede fortalecer las relaciones. Es un agente socializador tan potente como asistir a un cumpleaños o cualquier situación en la que el niño es social.

Evita la vergüenza

Todos los niños experimentan alguna vez la timidez, si no se trabaja esta formará parte de su personalidad durante su vida. Eliminar la vergüenza puede ser positivo tanto para el desarrollo social como profesional, además del personal.

Hay muchos niños a los que no les gustan los disfraces por miedo al ridículo, no obstante, una vez prueban el jugar con ellos, sentirse un superhéroe o cualquier personaje que deseen, se verán mucho más reforzados. Se sentirán más valientes a la hora de afrontarse a la realidad, consiguiendo eliminar barreras y límites.

Mejora las habilidades comunicativas

Disfrazarse hace a los niños expresarse en otros ámbitos, usar el lenguaje que usarían otros personajes a los que interpretan, en cuanto a vocabulario o lenguaje corporal. Una práctica muy interesante, la cual ampliará sus habilidades comunicativas y su memoria, ya que revisaran todo lo que han escuchado durante su vida para usarlo.

Mejora el desarrollo emocional

Qué mejor para expresar las emociones y sentimientos que convertirse en su personaje favorito y actuar como él. El niño será él mismo con toda naturalidad, mostrará su verdadera identidad mientras interpreta a quien quiere ser.

Además, los disfraces infantiles son una buena forma de que procesen sus miedos, ayudando al desarrollo emocional.

Permiten al niño explorarse a sí mismo

Por último, no menos importante, cuando un niño se disfraza se hace pasar por otra persona. Es decir, experimenta que se siente siendo otra persona y puede elegir que le gusta y que no. Por lo tanto, podrá elegir y tomar decisiones de como actuar, factor que hará que se conozca a si mismo poco a poco.

Ventajas de los disfraces infantiles

Ventajas de los disfraces infantiles

Escribe un comentario

*Tu e-mail no será publicado. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.